Buscar este blog

21 de noviembre de 2008

Consejos para superar una entrevista de trabajo

La entrevista personal es la prueba más importante de cualquier proceso de selección. Aunque no existen recetas para superarla con éxito, es fundamental que el candidato dedique un tiempo razonable a preparar su encuentro con el seleccionador, con el fin de que pueda "ofrecer información clara y concisa sobre su trayectoria y una impresión segura de sí mismo", explica en este vídeo Cristina Gallardo, directora del departamento de Gestión y Desarrollo de Personas de Caja Madrid.

¿Qué aspectos debe preparar el aspirante antes de acudir a una entrevista de trabajo? "Es recomendable que el candidato repase todos los datos de su currículum y recapacite acerca de sus expectativas y motivaciones respecto a la vacante", sugiere Gallardo, que aconseja presentarse a la prueba conociendo los datos básicos de la empresa -como sus previsiones de negocio y su situación en el sector-, y vestido con una indumentaria formal y discreta.

Durante la entrevista, el seleccionador tratará de "identificar las competencias y capacidades del candidato, con el fin de valorar su idoneidad para ocupar el puesto".

Estructura de la entrevista
Según indica Gallardo, la entrevista personal suele estructurarse en tres fases: la de inicio, la de valoración y la de cierre. "Durante la primera, es importante que el aspirante cuide aspectos como el saludo, estrechando la mano con calidez, se dirija al seleccionador con el tratamiento de usted y manifieste su agradecimiento por la oportunidad que se le está prestando", propone.

En la segunda etapa, el entrevistador explorará las áreas relativas a la trayectoria formativa y laboral del candidato, así como su motivación por la función. Gallardo señala que el objetivo del seleccionador en esta fase es dilucidar las expectativas, competencias, aptitudes y actitudes del profesional. "Aunque no es frecuente, el aspirante puede sentirse incomodado por las preguntas que formula su interlocutor", reconoce Gallardo: "Lo recomendable ante esta situación es afrontar la conversación con naturalidad, respondiendo con seguridad y de manera honesta, porque la coherencia y transparencia es un factor muy valorado en este tramo de la prueba".

Al finalizar la entrevista, el seleccionador presenta al candidato toda la información sobre las condiciones generales del puesto. Es en este momento cuando el aspirante debe aclarar cualquier duda, así como "reiterar su interés por el puesto y explicar brevemente las razones por las que se postula para ese empleo".