Buscar este blog

12 de febrero de 2012

¿Sabías que en una entrevista de trabajo tu cuerpo también habla?



¿Sabías que el 93% de un mensaje lo transmitimos por medio de lenguaje corporal incluyendo nuestro tono de voz y sólo el 7% restante son palabras? Asombroso, ¿verdad? Fue descubierto durante una investigación en 1971 por Albert Mehrabian de la Universidad de Los Ángeles.

Lo importante radica en que la gran mayoría de nuestras posturas y gestos se da a nivel subconsciente, lo cual revela  verdades, mentiras, nervios, estrés, comodidad.
Peor se pone el asunto si estamos en una entrevista de trabajo, porque lo que tu cuerpo quiso decir es algo muy diferente a lo que estas contestando al reclutador y la gran mayoría filtra al siguiente paso calificando la congruencia de tu lenguaje corporal.

Para saber interpretar  el lenguaje de tu cuerpo, es muy importante observar el contexto en el que te ocurren ciertas posturas y gestos, también la congruencia entre tus palabras y acciones, así como analizar un conjunto de ellos para saber lo que realmente te está sucediendo.


Por ejemplo. si miras hacia abajo se podría interpretar que no crees lo que estás escuchando; o tocar el cabello a cada rato refleja falta de confianza en uno mismo.

En una entrevista de trabajo es necesario que además de llegar 10 minutos antes de la cita, vayas con actitud positiva y de confianza en ti mismo. Al momento de entrar a la oficina del reclutador camina lo mas erguido que puedas, respirando de forma relajada, siempre estableciendo contacto visual y si te cuesta mucho trabajo sostener la mirada, imagina un pequeño triangulo entre las cejas. Trata de tener libre tu mano derecha para que puedas saludar con un fuerte apretón de manos y espera a que te inviten a tomar asiento.
Si traes algún portafolio o bolsa en caso de mujeres, lo mejor es dejarla en la silla que se encuentra a un lado para que no interfiera nada entre el reclutador y tú. Después acerca la silla sin que parezca que vayas a comer, apoyándote en el respaldo con la espalda erguida.

Cuando te encuentres en la silla a punto de iniciar la entrevista, escucha activamente todo lo que dice el reclutador inclinándote ligeramente hacia adelante, no interrumpiendo y muy sutilmente acariciando con tu mano derecha la barbilla. No dejes de establecer contacto visual, sonriendo  y asintiendo con la cabeza, ya que estarás mostrado interés en la conversación.

Considera siempre realizar una pausa después de cada pregunta para comenzar a responderlas, porque de esta forma mostrarás interés y educación.

Evita cruzar manos, piernas, y brazos que denoten alguna barrera o aburrimiento. Es muy recomendable utilizar las manos para enfatizar lo que dices y se ve muy bien, ya que al mostrar siempre las manos es un símbolo de honestidad.

Al momento de concluir la entrevista retira tu silla y prepárate para un último saludo con tu reclutador, estableciendo contacto visual y sonriendo.

Te recomiendo que a partir del día de hoy te observes con más detalle,  ya que de esta forma comenzarás a interpretar mucho mejor el lenguaje corporal. Una forma excelente de auto conocerte es que te graben y posteriormente analizar cada una de tus posturas y gestos; te vas a sorprender de los resultados.

En nuestras Asesorías simulamos entrevistas de trabajo como si fuera una real y te traducimos lo que tu cuerpo esta hablando para que puedas mejorar y evitar realizar todo lo malo. Visitanos en http://www.meta7.com.mx/ y también en nuestro blog http://www.empleoynegocios.com/.
Si quieres descubrir con 7 sencillos pasos como encontrar trabajo en muy poco tiempo descarga nuestro ebook.

Título