Buscar este blog

15 de marzo de 2010

10 razones por las que no consigues trabajo

Rachel Zupek, CareerBuilder.com



No lo entiendes. Actualizaste tu currículum, aplicas para trabajos todos los días, limpiaste toda tu basura digital y mueves tus contactos a diario. Así y todo, no puedes salir de la lista de desempleados. ¿Qué les pasa a los empleadores?

Desafortunadamente, muchas personas en busca de trabajo no se detienen a pensar que el problema no son los demás sino ellos mismos.

Es algo que les cuesta entender, pero los aplicantes muchas veces (y sin darse cuenta) dan señales que le indican al empleador que ese postulante no es el más adecuado para el empleo.

De acuerdo a la encuesta 2009 de CareerBuilder, el 47 por ciento de los empleadores asegura que el desafío más grande a la hora de contratar es encontrar postulantes calificados. Cuando se les preguntó cuáles eran las características más valorables en las nuevas contrataciones, los empleadores enumeraron la posibilidad de hacer muchas tareas a la vez, iniciativa y creatividad para solucionar problemas.

¿No tienes lo que los empleadores buscan? Es verdad que hay menos puestos disponibles y más competencia, ¿pero estás dando lo mejor de ti? Aquí van 10 probables causas por las que un empleador puede ignorarte.

1. Mentiste
Cualquier mentira que digas, tanto en una entrevista como en tu currículum, volverá como un búmeran. En 2008, según la encuesta de CareerBuilder, el 49 por ciento de los gerentes de contrataciones descubrió un candidato mintiendo en su currículum, de este grupo, el 57 por ciento descartó al postulante automáticamente. Cualquier cosa que le digas a un empleador es comprobable, por eso te conviene ser honesto desde el comienzo. Si estás preocupado por algo de tu pasado, inventar no es la solución. Utiliza tu carta de presentación para contar tu versión de la historia, enfocándote en tus fortalezas y logros y explica tus inquietudes si es necesario.

2. Tienes una bocota sucia
Es muy tentador contarle a cualquiera que preste atención que tu jefe es un pedazo de (insertar aquí un improperio), pero sin dudas que esa persona no debe ser el gerente de contrataciones que te está entrevistando. Una encuesta de CareerBuilder de 2009 arrojó que el 44 por ciento de los empleadores considera que hablar mal de tus empleadores actuales o anteriores es uno de los errores más perjudiciales que puede cometer un candidato. Busca la manera de que esas cosas negativas se vuelvan positivas. Si por ejemplo no te puedes llevar bien con tus compañeros de trabajo, dile a tu potencial empleador que estás buscando un ambiente de trabajo donde puedas sentirte parte de un equipo y que en tu posición actual no existe ese tipo de atmósfera.

3. No demuestras potencial en el largo plazo
Los empleadores buscan personas en ascenso, entonces lo mejor es demostrar que quieres y puedes crecer junto a la empresa. Si te preguntan en dónde te ves en cinco años y tu respuesta no tiene que ver con la posición o la compañía para la que te están entrevistando, puedes ir despidiéndote. Haz preguntas como "¿Qué tipo de plan de carrera tienen pensado para el candidato más apto para este rol?". Así demostrarás que te imaginas un futuro adentro de la compañía.

4. Tu rastro en línea está muy sucio
Las redes sociales y las búsquedas en línea son la manera más novedosa en la que muchos empleadores revisan probables contrataciones. Una encuesta de 2009 de Career Builder arrojó que el 45 por ciento de los empleadores utilizan las redes sociales para investigar a los candidatos. El 35 por ciento de esa porción encontró contenidos que los forzó a descartar la candidatura. Asegúrate de quitar cualquier foto, contenido o vínculo que pueda afectarte ante los ojos de un empleador.

5. No sabes, este... nada
En dos encuestas diferentes de CareerBuilder de 2009, el 58 por ciento de los empleadores afirmó que llegar a la entrevista sin saber nada acerca de la compañía fue un disgusto y el 49 por ciento del total aseguró que no hacer buenas preguntas le puede costar a un candidato la oferta. Claro y simple, haz tu tarea antes de una entrevista. Navega el sitio web de la compañía, prepara respuestas a preguntas probables y ensaya con alguien la entrevista. Mientras más preparado estés, más empleadores te tomarán en serio.

6. Te muestras aburrido, arrogante o desinteresado
Un poco de entusiasmo no lastima a nadie, especialmente cuando puede traer un potencial nuevo trabajo. El 45 por ciento de los empleadores consultados por la encuesta 2009 de Career Builder afirmó que el mayor error que puede cometer un candidato en una entrevista es mostrarse desinteresado y el 42 por ciento señaló que parecer arrogante le cuesta a los postulantes la aplicación. Cada empresa quiere ubicar a su personal más entusiasta junto a los clientes importantes, por lo que comportarte de manera opuesta no te llevará a ningún lado.

7. Te pasaste de íntimo
El 17 por ciento de los empleadores afirma que los candidatos que ofrecieron demasiada información personal en la entrevista eliminaron sus posibilidades de quedarse con el trabajo, de acuerdo a la encuesta 2009 de Career Builder. La información personal no sólo ofende a determinadas personas, sino que en cualquier momento que hables acerca de tus pasatiempos, raza, edad o religión, te estás exponiendo a un probable prejuicio. Aunque sea ilegal discriminar postulantes por cualquiera de estos factores, algunos lo harán.

8. Te hablaron con el corazón y les respondiste con el bolsillo
Como regla general de manual, nunca debes traer el tema del salario antes de que lo haga el empleador. Eso puede resultar chabacano y hace que el empleador crea que lo único que te interesa es el dinero involucrado, no ayudarlo a que la compañía sea exitosa. Si el tema aparece, sé honesto acerca del historial de tu salario. Actualmente, los empleadores pueden verificar esa información en cuestión de minutos, por lo que mentir sólo te hará quedar mal.

9. No diste -o no pudiste- dar ejemplos
Los gerentes de contratación quieren personas que puedan probar que son capaces de incrementar la productividad de la organización, bajar sus costos o ayudarla a tener éxito de alguna manera. Si todo lo que ofreces es un puñado de palabras vacías sobre tus logros, no les estás mostrando la forma en que los puedes ayudar. De hecho, el 35 por ciento de los empleadores indicó que el error más perjudicial que cometen los candidatos es no ofrecer ejemplos concretos durante la entrevista. Mientras más cuantifiques tu trabajo, mejor.

10. No posees la suficiente experiencia
A diferencia de los viejos tiempos, los gerentes ya no tienen mucho tiempo para entrenar y educar a sus nuevos empleados. Mientras más experiencia tengas, más cerca estarás de quedarte con el cartel de Se Busca Empleado. La mejor manera de demostrar que sabes lo que haces es ofrecer al empleador ejemplos concretos de tu experiencia en determinadas tareas, como se menciona más arriba.

Rachel Zupek es escritora y participa en el blog The Work Buzz de CareerBuilder.com. Investiga y escribe sobre estrategias para conseguir empleo, gestión profesional, tendencias de contratación y cuestiones sobre los lugares de trabajo. Síguela en Twitter: http://twitter.com/CBwriterRZ.