Buscar este blog

8 de septiembre de 2008

5 errores de los recién egresados


¿Cómo mejorar las posibilidades de encontrar el trabajo que deseas luego de titularte? Anna Ivey, ex decana de Admisiones de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chicago nos orienta al respecto. Ivey advierte que los buscadores de empleo que pertenecen a la llamada “Generación Y” cometen 5 errores básicos, conócelos y aprende cómo evitarlos.

1. Permitir que tus padres te busquen contactos. Incluso en el caso de que compartas todos los aspectos de tu vida con ellos, cuando se trata de buscar empleo pídeles a tus padres que te dejen solo. “Te distinguirás del resto como alguien excepcionalmente maduro y profesional si mantienes tras bambalinas el apoyo de tu familia” afirma Ivey.

2. Publicar en la Web. “No publiques nada en la Internet que te haga sentir incómodo si tu reclutador o empleador llega a verlo –por ejemplo fotos picantes o textos despotricando contra tu trabajo o algún profesor que detestas” sugiere Ivey. Los empleadores te buscarán en Google, así que asegúrate que tu presencia online sea inmaculada.

3. Ignorar las relaciones. “Puedes pensar que no conoces a nadie relevante, pero si te sientas y te tomas el tiempo de esbozar una lista de las personas que conoces, te sorprenderá cuán amplia puede ser tu red social” explica Ivey. Incluye a los padres de tus amigos y a los amigos de tus padres: “Cada uno de ellos tiene su propia red de relaciones.” Diles a todos que estás buscando trabajo, explícales qué tipo de funciones o empresas te gustan, y sigue las pistas que te den.

4. Olvidar dar las gracias. “Cuando alguien dedica tiempo a ayudarte o atenderte, envíale un pequeño mensaje electrónico de agradecimiento y prométele que te mantendrás en contacto” aconseja Ivey. “Muchos jóvenes muestran poca educación, así que ser educado también puede distinguirte de la masa.”

5. Mensaje del buzón de voz. Ivey reconoce que el 90% de los mensajes de bienvenida que saltan en las contestadotas o buzones de voz suenan “inmaduros y demasiado informales. Cerciórate de darles a los reclutadores tu número de teléfono celular para que puedan localizarte, pero recuerda cambiar el mensaje de entrada.” En lugar del “¡Qué onda! Soy Greg, deja tu mensaje” di algo como “Hola, estás llamando al teléfono de Greg, por favor deja tu mensaje.” Y si el teléfono llega a sonar cuando el momento no es oportuno, no lo respondas, aconseja Ivey, deja que la llamada vaya al buzón: “No mantengas una conversación importante para tu futuro laboral mientras estás en un partido de fútbol.”

Articulo publoicado en cnnexpansion.com