Buscar este blog

15 de marzo de 2012

Los 7 pecados capitales en la búsqueda de trabajo en Internet


Internet se ha convertido en una herramienta muy potente y uno de los mayores usos es buscar un nuevo empleo. En una época en la que las altas cifras de paro se han enquistado en la población, la red es una de las salidas preferidas para poder encontrar un trabajo. Sin embargo no todo se hace correctamente en este proceso.
Para evitar que la búsqueda de empleo en Internet se convierta en infructuosa, la plataforma de trabajo 2.0 jobandtalent ha decidido elaborar una lista de los siete errores a evitar a toda costa cuando se busca trabajo en la red.
-         Perfil incompleto. Antes de buscar empleo a través de Internet tienes que completar tu currículum. De la misma manera que nunca entregarías un CV físico incompleto, no te apuntes a ofertas hasta tener completada tu hoja de vida al 100%. Dedícate concienzudamente a hacerlo porque te reflejará como profesional ante las empresas. Si lo rellenas de manera muy esquemática transmitirás una sensación de desinterés que se traducirá en numerosas candidaturas descartadas.

-         Participar por participar en procesos de selección. En Internet encontramos numerosas ofertas de empleo que se pueden responder con un solo clic. La plataforma jobandtalent recomienda resistir el impulso de hacerlo sin antes meditar si ese puesto de trabajo se adecua a tu perfil. Si empiezas a apuntarte a ofertas de empleo que no encajan del todo contigo, puede salirte el tiro por la culata. En el peor de los casos te descartarán pero puede incluso darse en caso que te incluyan en la carpeta de ‘Descartados para la empresa’ de manera permanente.
-         No cuidar tu imagen en Internet. De la misma manera que cuando encuentras una oferta de trabajo que te interesa buscas referencias de la marca en Internet, la empresa hará lo mismo contigo. Búscate en Google y revisa qué tipo de información tienes como pública. Revisa la configuración de privacidad de tus redes sociales no cuelgues nada de lo que posteriormente te puedas arrepentir y elimina todo lo que no sume para la búsqueda de empleo.
-         No ser activo. Si te sientas a esperar no encontrarás trabajo. Tampoco si te limitas a estar registrado en las webs de empleo o redes sociales profesionales, tener el perfil completo y haber elegido tu mejor foto de perfil. Has de visitar las webs de empleo a diario para no perder ni una sola oportunidad. Interactúa con las empresas, adapta tu perfil a las necesidades actuales y realiza cursos de formación de aquellas disciplinas que veas que se solicitan más.
-         Agregar a contactos que no conoces. Las redes sociales profesionales son, ante todo eso, profesionales. Existen numerosas redes sociales como para poder separar tranquilamente tu entorno personal del profesional. Cultiva tu red de contactos pero únicamente con aquellas personas que puedan hablar bien de ti y te conozcan personal y profesionalmente. Piensa que el departamento de recursos humanos de la compañía a la que le estás solicitando un trabajo puede ponerse en contacto con ellas, así que elige bien que personas forman parte de tu red de contactos.
-         No aprovechar las oportunidades del CV online. Mientras que en el CV físico menos es más, aprovecha las posibilidades de los currículums online. En Internet no existe límite de espacio así que puedes introducir toda la información necesaria para que se sepa mejor quién eres. Además pueden incluir enlaces multimedia para mostrarte como profesional.
-         Descartar la vía offline. Que busques trabajo por Internet no significa que debas dejar de lado el esfuerzo presencial de buscar empleo. Asegúrate de que tus amigos y familiares saben que buscas trabajo. No debes descartar oportunidades de empleo ya que nunca sabes de dónde va a venir la solución a tu situación actual.