Buscar este blog

20 de julio de 2009

10 errores más comunes de los recien egresados al buscar trabajo


Los 10 errores más comunes que los universitarios cometen al buscar trabajo



Es fácil cometer errores en la búsqueda de trabajo cuando eres un estudiante universitario. Después de todo, tú nunca en verdad aprendiste cómo buscar un trabajo.

En mis años de consejero profesional trabajando con estudiantes universitarios, he encontrado por lo menos 10 errores comunes que los estudiantes cometen en su búsqueda de trabajo. A continuación encontrarás un curso intensivo acerca de qué hacer o no hacer mientras estás buscando trabajo:

1. No pienses que tienes derecho a un trabajo.
Quizás caíste en la trampa de creer que el mundo te debe un trabajo porque tú has hecho todas las cosas correctas tales como obtener un título universitario y haber obtenido experiencia mientras estabas en la escuela. Pero los empleadores no comparten esta perspectiva. Ellos quieren que compruebes y demuestres que eres la persona adecuada para ese trabajo. Los empleadores no responden bien al tipo de pensamiento “dame una oportunidad”. Lo que ellos quieren saber es lo que tú puedes hacer por ellos.

2. No asumas que no tienes experiencia laboral válida.
Si tú no crees tener las cualidades, experiencia o educación que los empleadores están buscando, ¿cómo vas a convencerlos de que te entrevisten o que inclusive te contraten? Tú tienes habilidades y experiencia que ofrecer, quizás a través de tus antecedentes académicos, prácticas profesionales o trabajo de medio tiempo.

3. No dejes de explorar todas las posibilidades profesionales posibles.
Los estudiantes universitarios nunca se enteran de profesiones que podrían interesarles porque no exploran caminos profesionales más allá de los pocos que ya conocen. Date la oportunidad de verdaderamente explorar todas tus opciones profesionales.

4. No uses métodos pasivos de búsqueda de trabajo.En este difícil mercado laboral de puestos para recién graduados, debes diversificar tu búsqueda de trabajo. En tanto uses el mayor número de métodos de búsqueda de trabajo – particularmente a través de actividades para conocer contactos profesionales – es que tendrás más oportunidades de conseguir el trabajo que quieres.

5. No te preocupes del resto de tu vida antes de que la misma se desarrolle.Muy poca gente trabaja en la misma organización o en la misma profesión por 30 o 40 años. No te estreses innecesariamente tratando de encontrar qué hacer con el resto de tu vida. Una mejor pregunta que hacerte es: “¿qué quiero hacer primero?”.

6. No ignores el centro de orientación vocacional de tu escuela.Muchas universidades tienen un centro de orientación vocacional integrado por consejeros y llenos de materiales de información sobre profesiones. ¿Estás usando tu centro de orientación vocacional? Si no lo estas haciendo, considera el hecho de que tu colegiatura está pagando un departamento que no estás usando.

7. No consideres expertos profesionales a personas “poco informadas”.Los estudiantes universitarios toman consejo profesional de personas increíblemente desinformadas – compañeros de casa, amigos, familiares y otros parientes. Asegúrate de evaluar críticamente cada fuente de información profesional que usas para tomar tus decisiones profesionales con base en hechos verificables y no en opiniones ignorantes.

8. No dejes pasar la oportunidad de ganar experiencia.Si te gradúas sin obtener experiencia en un campo específico, tendrás dificultad en competir con candidatos que tienen algo de experiencia. Recuerda: tu título en si mismo es sólo una credencial básica para una posición inicial. En la mayoría de los casos, los empleadores piden mucho más.

9. No dejes de hablar con gente en tu campo laboral deseado.
Una cosa es leer acerca de una profesión especifica en Internet o en un libro, pero de esta manera no obtendrás una impresión real de lo que se trata una profesión o un campo de trabajo a menos que hables con alguien que esté trabajando en dicho campo o en una compañía en la cual estás interesado.

10. No pienses que tu título universitario limita tus opciones laborales.Salvo algunas excepciones, tu especialización no te encajona en opciones laborales específicas.